Trabajadores de L’Oréal Colombia en alianza con la Fundación Tiempo de Juego dieron vida a un parque que será un nuevo espacio de recreación y deporte para jóvenes y niños de Cazucá, en Soacha.

Con el propósito de trabajar permanentemente en la transformación de la vida de las familias colombianas, el grupo L’Oréal Colombia celebró el pasado 21 de julio, la quinta versión del Citizen Day, con una jornada de trabajo social.

Los colaboradores madrugaron por una buena causa: ayudar a cientos de familias en condiciones de vulnerabilidad. Este año, se acondicionó un parque, sembraron árboles y se construyeron sillas y graderias para familias de la localidad de Cazucá, ubicada en el municipio de Soacha al sur de Bogotá.

“Hemos querido vincular a los trabajadores de L’Oréal en esta jornada de sensibilización y trabajo social. El objetivo es ofrecer nuestro tiempo y dedicación a una buena obra que trascenderá e impactará positivamente a la comunidad”, destacó Alejandro Eastman, gerente general.
 

Color y esperanza para Cazucá

Gracias a una alianza con la fundaciones Tiempo de Juego y Llenado Espacios, la localidad de Cazucá, ubicada en el municipio de Soacha, fue epicentro de un proceso de transformación que disfrutarán familias enteras de la zona: la creación de un espacio en donde niños y jóvenes tengan la posibilidad de realizar actividades deportivas, pedagógicas y culturales.

Una jornada entera de trabajo en equipo en donde algunos se convirtieron en jardineros, otros en pintores y ebanistas, hizo posible que un terreno polvoriento y abandonado se convirtiera en una gran zona verde llena de color y dotada con gradas y mesas de madera.

“Es muy bonito lo que están haciendo, muchas gracias por venir a organizar esto. Tenemos que cuidarlo porque las plantas que ahora tenemos nos ayudan a respirar”, expresó Karen Brigitte, una pequeña de 8 años que vive en la localidad de Cazucá junto con su mamá y su hermanita de 3 meses.

Por su parte, para William Jiménez, coordinador regional de la Fundación Tiempo de Juego, “hay muchas formas de hacer responsabilidad social, de pronto haciendo una donación o pagando los impuestos que pagan todas las empresas, pero creo que L’Oréal da un ejemplo como empresa al hacer una responsabilidad social, no sólo de hacer asistencialismo en un sitio sino llegar directamente con sus empleados a impactarlo”.

Durante 8 horas de intenso trabajo se cambió el aspecto de la zona, en un trabajo en equipo que demostró una vez más el compromiso social de cada uno de los trabajadores de L’Oréal.

“Es un trabajo muy lindo el que hemos venido a hacer. Estamos felices de trabajar y hacer cosas por la comunidad. Más allá de compartir con la gente sentimos que estamos dejando algo que realmente si les va a servir”, destacó Melissa López, jefe de producto coloración DPGP.

 

Jornadas de selección de Belleza por un Futuro

 

Por su parte, un segundo grupo de colaboradores de L’Oréal Colombia llegó a Cazucá con la misión de realizar entrevistas a cientos de mujeres que se inscribieron al programa Belleza por un Futuro, a través de las alianzas con la Agencia Nacional para la Superación de la pobreza extrema, ANSPE, y la Fundación Matamoros.

“Durante todo el día estuvimos entrevistando mujeres en condición de vulnerabilidad. Unas de ellas víctimas de la violencia, desplazadas y otras viudas de soldados y policías. Vimos un gran interés por aprender de este hermoso oficio y de salir adelante con procesos de formación y generación de nuevos espacios de trabajo”, resaltó Viviana Vela, gerente de Mercadeo de Vichy.

Un total de 160 mujeres fueron atendidas con el fin de participar en el ciclo de formación y capacitación de Belleza por un Futuro 2014-2015 que se dictará con la Fundación Escala. Este grupo de mujeres recibirá formación en coloración, corte y belleza para el pelo.

“Quisimos aprovechar esta jornada para continuar con nuestro programa bandera de responsabilidad social, Belleza por un Futuro. En Cazucá atendimos mujeres que por voluntad propias se han inscrito para iniciar un proceso de transformación para ellas y sus familias. Sabemos que este es un primer paso para contribuir con una mejor sociedad, más equitativa para todos”, añadió Eastman.

Así mismo, la sede de Chapinero del Hotel Estelar, sirvió de escenario para que un segundo grupo de mujeres madres cabeza de hogar, desplazadas por la violencia o en condiciones de pobreza extrema, participarán en la jornada de inscripción.

“Recibimos un total de 75 mujeres que también se incribieron al programa a través de ANSPE, Fundación Matamoros, y otras fundaciones como Amiguitos Royal, Tiempo de Juego y Aldeas Infantiles. Fue gratificante ver la acogida del programa y en especial el interés de todas estas mujeres por salir adelante”, puntualizó Humberto Casillas, director de la división de productos profesionales.

Este grupo de mujeres se suma al inicio del programa en la ciudad de Santa Marta, gracias a una alianza con la Fundación Casa en el árbol, de la virreina universal Taliana Vargas.

(Fin/cc/...)